Yao Ming Publicado el . Última actualización el

Yao Ming

La mera presencia de Yao Ming (Shanghai, 1980) impone, se sea o no aficionado al baloncesto. De hecho, no hace falta reconocerle para sentirse impresionado por su increíble físico. Sus 2’29 m de altura, que le permitieron ser el techo de la NBA, le hacen sentir a uno a su lado como una hormiga.

Son estas condiciones físicas las que le llevan al baloncesto, deporte en el que empezó a la edad de nueve años, y en el que progresó a una velocidad proporcional a la de su crecimiento, es decir, de manera desproporcionada. Sin rival en sus ligas regionales y nacionales se convertiría en el primer jugador no estadounidense en ser escogido, en 2002, en primera posición del Draft sin haber jugado en las ligas universitarias norteamericanas.

Yao Ming, referencia en Houston Rockets

Fueron los Houston Rockets los que apostaron fuertemente por el joven Yao Ming, cuyas cifras en la competición nacional china habían sido apabullantes. Su inicio en la competición fue tan prometedor que acabó siendo el primer Rookie elegido para formar en el quinteto inicial del All-Star en casi diez años, y lo hizo por delante de Shaquille O’Neal.

El equipo, con Yao como estrella, consiguió, en su segunda temporada, alcanzar los play-offs. Entonces la franquicia fichó a Tracy McGrady, quien sería su principal aliado en las temporadas venideras.

Sin embargo, su portentoso físico, como en tantos otros casos, viene acompañado de problemas. Un perído de lesiones consecutivas de larga duración en su pie y rodilla le mantienen entrando y saliendo del equipo, al que deja desorientado sin su máximo referente. Sus números, siempre que podía participar del juego, eran excelentes, pero esas intermitencias le acabaron lastrando por buena parte de su carrera.

Finalmente Yao Ming tuvo que decir adiós al baloncesto, dejando atrás una carrera fantástica a la que solamente le faltó más continuidad para poder haber sido la de uno de los mejores jugadores no americanos de la historia de la NBA. Aparte de su afabilidad, por la que es famoso, la NBA también le echará de menos por su impacto mediático. Se calcula que ciertos partidos tuvieron, sólo en China, 200 millones de espectadores. Además de cifras récord en las votaciones para participar en All-Star que superaron incluso a las de Michael Jordan. A su vez el anuncio de su retirada tuvo un impacto extraordinario en las redes sociales chinas.

 

Imagen vía por Keith Allison (CC)

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑