Zheng He Publicado el . Última actualización el

Zheng He y las expediciones marítimas

Zheng He (1371-1433) nació en una familia musulmana de Yunnan y fue un eunuco de la corte imperial. Entre 1405 y 1433 comandó las siete grandes expediciones marítimas de la dinastía Ming, que se realizaron bajo los reinados de Yongle (1403-1424) y Xuande (1425-1435). Fue almirante y diplomático, y uno de los navegantes chinos más importantes de todos los tiempos y por tanto de la Cultura china. Recorrió todo el océano Índico, viajó por el Golfo Pérsico y exploró la costa oriental de África.

“Hemos recorrido más de cien mil li… y hemos contemplado en el mar olas enormes como montañas elevándose hacia el cielo, y hemos puesto los ojos en regiones bárbaras, ocultas muy lejos en la transparencia azul de luminosos vapores, mientras nuestras velas, completamente desplegadas como nubes de noche y de día, seguían su curso tan rápidas como estrellas…” Zheng He, Fujian, 1432

Zheng He, explorador sin límites

China era una de las grandes potencias de la estepa y un país de marineros y exploradores. En un contexto como este, las grandes expediciones de la dinastía Ming fueron costeadas por el Gobierno bajo el reinado del emperador Yongle, que se caracterizaba por su voluntad de expansión diplomática y militar. Entre los objetivos de las expediciones destacan la voluntad de extender el sistema tributario chino, desarrollar el comercio, llevar a cabo intercambios culturales y técnicos, promover el desarrollo social y económico y hacer conocer la potencia y el prestigio del imperio de los Ming más allá de China. Además, también se quería proporcionar a la corte imperial nuevos objetos de lujo y curiosidades exóticas.

En aquella época, la tecnología naval china era la más avanzada del mundo: sus juncos eran mucho más grandes y resistentes que los barcos europeos y contaban con numerosos avances técnicos. Cabe destacar que la primera expedición de Zheng He se adelantó a las grandes expediciones europeas de Cristobal Colón, Vasco da Gama y Magallanes, que fueron 87, 93 y 116 años posteriores, respectivamente. Cada expedición constaba de una flota de varias decenas de juncos, que transportaban más de diez mil hombres en cada viaje. Si bien es cierto que la flota de Zheng He no tenía precedentes, los chinos ya hacía mucho tiempo que conocían las rutas de comercio por las que navegó.

Durante las expediciones intercambiaban bienes: los chinos cambiaban oro, plata, porcelana y seda por marfil y animales exóticos como camellos y cebras. Incluso se llegó a enviar una jirafa, regalo del sultán de Malindi (en la costa oriental de África), hasta la Ciudad Prohibida de Beijing. Zheng He murió en 1433, durante la última expedición de las siete bajo el reinado del emperador Xuande. Aunque tiene una tumba en China, en realidad recibió sepultura en el mar.

Las expediciones de Zheng He devolvieron a China las fronteras del imperio de los Yuan. Además, China adquirió un gran prestigio en todos los mares de Asia Oriental, en las islas y penínsulas del sureste asiático y en el océano Índico, y el comercio con todos los estados de estas regiones creció rápidamente. La superioridad naval de la marina casi acabó con los piratas japoneses, wokou, que hacía tiempo que saqueaban toda la región. También se instalaron embajadas de los países de Asia Oriental en la capital china y viceversa, y Zheng He fue nombrado comandante jefe y embajador principal. En el sureste de Asia fue divinizado y su culto aún sigue vigente.

Desde el punto de vista cultural, se publicaron diversas obras sobre los océanos y países extranjeros que visitaron entre 1405 y 1433; contenían valiosa información sobre las condiciones geográficas, costumbres locales y modos de producción y de vida de los diversos países y regiones. Sin embargo, los registros de las dos últimas expediciones de Zheng He fueron destruidos durante la dinastía Ming, y por eso no se sabe seguro si éste participó en ellas.

En 1433, después del último viaje de Zheng He, las expediciones pararon. Por el lado de la estepa del norte los mongoles nómadas pasaron al ataque. En 1449 tuvo lugar el incidente de la fortaleza de Tumu, en que el emperador Zhengtong fue hecho prisionero por los mongoles y no fue liberado hasta 1457. Este incidente marca el final del período de expansión, el principio del repliegue y el paso a una política defensiva. A partir de entonces, todos los esfuerzos económicos se dedicaron a extender la Gran Muralla, se prohibió la navegación y China volvió a quedar vulnerable ante los ataques de los wokou. Con todo, algunos historiadores modernos defienden la idea de que el comercio marítimo nunca cesó y que los barcos chinos continuaron dominando el comercio del sureste asiático hasta el siglo XIX.

Recientemente el almirante chino ha suscitado polémica: Liu Gang, un abogado chino, dice poseer un mapa hecho por Zheng He en el que aparece perfectamente dibujada la costa oeste americana. Liu, como el británico Gavin Menzies, afirma que Zheng He descubrió América sobre 1421, es decir, 71 años antes que Colón. Sin embargo, la gran exactitud del mapa levanta dudas entre muchos. La opinión generalizada de los historiadores sobre sus expediciones es que llegó hasta Irán, pero hay quién dice que llegó a cruzar por el cabo de Buena Esperanza.

Por Laia Llobet

 

Foto vía Kaleidoscope

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑