Dinastía Zhou Publicado el . Última actualización el

Dinastía Zhou

La dinastía Zhou fue la más duradera de la historia de China, y fue en su época cuando se introdujo el uso del hierro. Esta dinastía, clave en la cultura china, fue fundada por la familia Ji y su capital se encontraba en Hao (cerca de la actual ciudad de Xian). Los primeros gobernantes Zhou, que compartían la lengua y la cultura de los Shang, sinizaron gradualmente el norte del río Yangtze a través de la conquista y la colonización. En la historia occidental, el período de los Zhou se describe a menudo como feudal debido al carácter descentralizado de su mandato comparable al sistema medieval de Europa.

Historia de la Dinastía Zhou 1122-211 a.C

Sin embargo, los historiadores debaten el significado del término feudal; el término más apropiado para el sistema político de la Dinastía Zhou sería un término en la propia lengua china: el sistema Fengjiang.  La mezcla Zhou de ciudades-estado se fue centralizando progresivamente y se fueron estableciendo cada vez más instituciones políticas y económicas impersonales. Este desarrollo, el cual tuvo lugar probablemente a finales del período Zhou, se tradujo en un gran control central sobre los gobiernos locales e impuestos agrícolas cada vez más rutinarios. En la historia de China, la Dinastía Zhou marca el comienzo del período feudal de la historia de China, el cual se extendería hasta la caída de la dinastía Qing en 1911.

Cuando se hundió el linaje real, el poder de los Zhou disminuyó gradualmente: la fragmentación del reino se aceleró. De Ping Wang en adelante, los reyes Zhou reinaban oficialmente, pero el poder residía realmente en manos de la poderosa nobleza. Hacia el final de la Dinastía Zhou, los nobles ni siquiera se molestaron en agradecer a la familia Ji simbólicamente y se declararon reyes. Querían ser los reyes de los reyes. Finalmente, la dinastía fue destruida por la unificación de Qin Shi Huang de China en el año 221 a.C.

Las matemáticas ya eran una ciencia bastante avanzada en la dinastía Zhou en el año 1100 a.C, como se recoge en Yiching, El Libro de los Cambios, un libro que puede encontrarse en la mayor parte de las librerías de España. Aparte de Yiching, otros libros del período Zhou eran impresionantes, incluído el Libro de los Poemas, el Libro del Aprendizaje, el Libro de Li (Normas de Protocolo Social), y Primavera y Otoño (Historia del período tardío de los Zhou). Existieron grandes pensadores durante este período. Entre ellos encontramos a Confucio (551-479 a.C), el más célebre. Es considerado el creador del humanismo chino. Estableció códigos morales para guiar la conducta humana y una serie de relaciones formales entre diferentes miembros de la sociedad entre el emperador y sus súbditos, padres e hijos, hermanos mayores y menores, y matrimonios.

Aparte de Confucio, existieron otros grandes filósofos. Encontramos también a Lao Tse, el fundador del Daoismo, que abogaba por el retorno a la naturaleza y “no oponerse al curso de la naturaleza”. Lao Tse sugirió que si no hubiera leyes, no habría por consiguiente leyes que infringir y por lo tanto tampoco habría criminales. Fue Han Fei-Tze el que enseñó casi lo contrario enfatizando la importancia del sistema legal. También cabe destacar a Guan Zhong, que comprendió la economía incluyendo las incentivas de diferentes formas de impuestos gubernamentales. Existieron cientos de escuelas de pensamiento, como cientos de flores floreciendo o cientos de parajillos cantando. Fue un período de oro para el desarrollo cultural de China. Las escrituras de ese período están disponibles todavía hoy en día para lectura y disfrute.

La agricultura durante la Dinastía Zhou era muy intensiva y en muchos casos supervisada por el Gobierno. Todas las tierras pertenecían a los nobles, que daban su tierra a sus sirvientes, algo similar al feudalismo europeo. Por ejemplo, una parcela de tierra se dividía en nueve cuadrados en forma del carácter «jing», y la cosecha del cuadrado del centro pertenecía al gobierno y los cuadrados de alrededor a los campesinos. De esta manera, el gobierno podía almacenar un excedente de comida y repartirlo en tiempos de hambruna o mala cosecha. Durante esta época se producía también bronce, algo esencial para la fabricación de armas y herramientas agrícolas. De nuevo, estas industrias pertenecían a la nobleza, que dirigía la producción de estos materiales.

Foto vía: www.uchina.com.ar

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑