aijiquan Wang Xiaojun Publicado el . Última actualización el

Taijiquan y el maestro Wang Xiaojun

El Tai chi o Taijiquan es una de las Artes marciales en China más populares dentro de la Cultura china. Desde sus orígenes el Tai chi está considerado como un arte marcial interno para la lucha cuerpo a cuerpo, ya sea armada o desarmada. El nombre de este arte marcial se transcribe como taijiquan, en idioma chino taiji, que es en el taoísmo un sinónimo del principio generador supremo. Entrevistamos al maestro del Taijiquan, Wang Xiaojun

Moisés Bolekia (P): En primer lugar, nos gustaría que nos acercara el significado del Taijiquan. ¿Cómo definiría usted, en pocas y concisas palabras, el arte del Taijiquan?

Wang Xiaojun (R): El Taijiquan es una de las escuelas internas del Wushu (artes marciales chinas). Está basado en conceptos y teorías de la filosofía china y medicina tradicional china, y las artes marciales chinas. Consiste en la realización de movimientos lentos, suaves y conscientes coordinados con la respiración. Su práctica continua nos ayuda a mejorar y mantener la salud física y mental y a aprender a la vez las claves de la defensa personal.

Taijiquan o Tai chi

(P): ¿Cuáles son, según su punto de vista, los fundamentos básicos, ideas filosóficas e, incluso, ideas místicas subyacentes a la práctica del Taijiquan?

(R): Los fundamentos básicos son: estructura corporal alineada, eje vertical de la columna, estabilidad de las posturas; fluidez del movimiento, liberando articulaciones de toda tensión; respiración profunda abdominal coordinada con el movimiento; mente tranquila, libre de todo estrés; concentración meditativa en cada gesto de los movimientos de la tabla (taolu).

Por otro lado, las ideas filosóficas serían que, según la filosofía taoísta, todo lo que existe tiene dos polaridades, yin y yang, que deben estar en equilibrio. A esto se le llama taiji. La práctica del Taijiquan trata de regular el yin y el yang a través de movimientos de subir, bajar, abrir, cerrar, ir hacia delante, detrás, izquierda, derecha. También se ha de armonizar el tono y la relajación, la parte alta del cuerpo con la de abajo, la inspiración y la espiración, la relajación mental y la atención, etc.

En relación a las ideas místicas o espirituales debo decir que el Taijiquan, en un nivel avanzado, es un camino de vida por el que se puede encontrar “el sentido” a cada cosa que ocurre durante la vida, incluso las situaciones y sucesos aparentemente negativos. Esto se llama Dao (Tao).  Por otra parte, el Taiji nos enseña que todo está en constante cambio y la mejor actitud es realizar la acción justa que requiere cada momento, sin excesos ni restricciones. A esto se le llama wu wei.

(P): ¿Desde la óptica del Taijiquan, qué importancia tiene la dieta para la conservación de la energía vital?

(R): Los alimentos son una fuente fundamental de energía, que con la energía del aire que respiramos y la esencia heredada de nuestros padres (condición genética) proporcionan la energía vital (qi) para que nuestro cuerpo y mente funcionen cada día con eficacia. Es importante consumir los alimentos naturales y de cada estación.

(P): ¿Qué rol tiene hoy el Taijiquan en la vida de los chinos en pleno siglo XXI? ¿Cree usted que se está dejando un poco de lado este tipo de tradiciones en la China contemporánea?

(R): Por una parte cada vez hay más gente mayor interesada en la práctica del Taijiquan debido a que el estrés es algo más común en la sociedad actual. Por otra parte, entre los jóvenes es una práctica que va a menos debido a la influencia de otras actividades de países occidentales y a la falta de tiempo para ir a los parques, lugar habitual de práctica.

(P): Una de las características básicas del Taijiquan es la lentitud, la armonía, el control de la respiración, entre otros, algo prácticamente ausente en la vida cotidiana occidental. Pero ¿Cómo valora usted el ritmo frenético de crecimiento económico que viven actualmente muchas ciudades chinas?

(R): El crecimiento económico de las ciudades chinas es algo muy positivo ya que nos ayuda a mejorar las condiciones de vida, pero, por otra parte, la velocidad de este tipo de sociedad nos está  produciendo los mismos síntomas negativos que son ya conocidos desde hace tiempo en Occidente. Esto nos debe hacer mirar de una manera más detenida a Occidente, no sólo en lo que respecta a lo económico, si no a las enfermedades y la pérdida de calidad de vida relacionados con estos cambios sociales. Afortunadamente, nosotros tenemos la clave en nuestras tradiciones como el Taijiquan, el Qigong y el Kung fu para crear esta armonía entre el desarrollo material y el desarrollo personal y espiritual. Espero que la sociedad china aprenda a compensar así la rapidez de los cambios y llegar a un equilibrio que nos haga ser más felices en todos los sentidos.

Wang Xiaojun, maestro del Taijiquan

(P) En España es cada vez más común  la práctica del arte del Taijiquan entre aquellas personas que buscan un equilibrio entre cuerpo, mente, emociones y espíritu. ¿De qué forma contribuye la práctica del arte del Taijiquan a dicho desarrollo?

(R): Cada año, cuando voy a España, o un grupo de españoles dirigidos por el profesor valenciano Félix Castellanos viene a mis clases en Beijing, puedo ver que el interés por el Taijiquan y el Qigong está creciendo en este país con gran rapidez. El Taijiquan es una meditación en movimiento, por lo que implica que se es consciente del cuerpo durante la práctica, produciéndose un estímulo y desarrollo de las neuronas propioceptoras, vehículo de conexión entre el cuerpo y la mente. El ejercicio consciente unido al control de la respiración lenta y profunda nos ayuda a controlar las emociones cuando es necesario, ya que desarrollamos el córtex cerebral, sobretodo el frontal, que actuará como regulador de los impulsos emocionales más primarios generados por las meninges. Además, el practicante encuentra sosiego, placer y alivio en algunas dolencias, gracias a la producción de endorfina, dopamina…, por lo que dará más sentido a la vida y nos acercará al equilibrio global.

(P): A las personas vinculadas al trepidante mundo empresarial ¿qué consejos les daría, desde su óptica como maestro de Taijiquan, para que no pierdan su equilibrio y su energía vital?

(R): Los principios que rigen el Qi (energía vital) y la salud son los mismos que los del dinero y la economía. Cada día gastamos Qi para movernos, pensar y hablar, y en el mundo empresarial se necesita una gran cantidad, ya que a menudo las jornadas laborales son largas y existen una gran cantidad de responsabilidades. Para que la economía de Qi sea saludable es necesario tener ingresos y así tener un buen balance. Cada día ingresamos Qi de forma natural al dormir, comer, respirar, exponernos al sol, etc., pero si queremos optimizar aún más estos ingresos, nos conviene practicar Taijiquan o Qigong.

Sin salud y bienestar interior no podemos ser eficaces en ningún terreno, ni en la familia, amistades y por supuesto el trabajo y la empresa.  A veces se fuerza la “máquina” durante mucho tiempo, pero como ocurriría en un coche, tarde o temprano nos pasa factura, y la persona es como una empresa que no puede ser sustituida por otra. La práctica del Taijiquan nos da años a la vida y vida a los años.

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑