Robert Albert: "Corea, mi segunda casa" Publicado el . Última actualización el

Robert Albert: “Corea, mi segunda casa”

Dicen que la patria se lleva en el corazón y debe ser cierto porque aun viviendo un tiempo largo en Corea no puedo dejar de pensar en mi Valencia. Sin embargo, sé que es todo una cuestión de sentimientos y que estos también cambian. Nunca antes hubiera imaginado que sentiría Corea como mi segunda tierra. Pese a muchas cosas, la siento. Quiero quedarme con aquellos versos de Benedetti que decían: “Algún día aquí lejos, se llamará aquí cerca”. La vida lejos de lo que fue tu vida siempre se presenta difícil. Y añoras. Pero he tenido la gran suerte de haber podido sentirme uno más aquí, entre los coreanos. Y hoy en día miro hacia el futuro con el optimismo que no podría ver en mi propio país.

Lo más difícil ha sido adaptarme a un ritmo de vida muchísimo más rápido que el que llevaba antes. Y eso implica todo, desde el trabajo hasta las relaciones personales. Poco a poco voy mimetizándome con el entorno: Voy aprendiendo el idioma, practico Taekwondo donde saludo al Taegukgi (bandera de Corea del Sur) con la mano sobre el corazón, estudio la historia de Corea y visito todos los lugares que me enseñan a conocer mejor esta cultura. Y, por supuesto, el entorno me ha ayudado: Me saluda el dueño del bar de abajo, la señora del súper ya me conoce… En definitiva, todas esas pequeñas cosas que te confirman poco a poco que eres parte del lugar. Sé que aunque me sienta uno más, la mayoría siempre me verá como alguien de fuera. Es algo inevitable y que también es especial. Me gusta Corea, el país de mi mujer. Me gusta vivir aquí y espero que dure, al menos, hasta que allí lejos vuelva a ser aquí cerca.

Robert Albert

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑