Guillem Martínez Publicado el . Última actualización el

Guillem Martínez Pujol:“Casi sin pretenderlo, he hecho de Beijing mi segunda casa”

Guillem Martínez, periodista de la Agencia EFE en China

“Y ¿Qué hay en China?” me preguntó con inocencia mi abuela un día de las fiestas de Navidad del año 2007. No supe exactamente qué responderle porque jamás había estado en el país. Hoy, casi tres años después, también tendría problemas parecidos para contestar aunque, en este caso, no por desconocimiento sino más bien por la dificultad de condensar tantas experiencias y tantas sensaciones.

Como periodista, soy consciente de haber vivido en primera persona un proceso excepcional: ver cómo el mundo se empezaba a interesar por China. De ser un gigante desconocido a tener presencia continuada en las informaciones internacionales. En este tiempo he presenciado la tristeza del terremoto de Sichuan, formado parte de la felicidad extendida de los Juegos Olímpicos, sufrido con la tragedia de los niños afectados por la leche contaminada con melamina y asistido a su creciente protagonismo económico y político. La pregunta surge inevitable: ¿Qué será lo próximo?

Trabajar en un lugar tan distinto supone un reto ya que, desde cualquier prisma (lengua, cultura, idiosincrasia), el salto es enorme y no exento de problemas. Creo que nunca había rellenado tantos formularios ni enviado tantas peticiones para lograr entrevistas… Y las que todavía faltan. No obstante, he podido conocer grandes y pequeñas historias y, aunque a veces no fuese fácil, escribir sobre ellas para intentar descubrir al público español cómo es China más allá de los tópicos.Como pequinés adoptado, la ciudad y yo hemos pasado por todas las etapas posibles de un amor.

Recuerdo épocas de pasión desenfrenada con Beijing, evoco peleas casi irreconciliables, situaciones de amistad cómplice, suspiros desesperados y guiños cercanos. Casi sin pretenderlo, he hecho de este lugar mi segunda casa. Estoy convencido de que, el día que me vaya, acabaré regresando. Como siempre bromeo con los taxistas “Wo shi Beijingren”. Y eso, a pesar de que en tres años sigo sin acostumbrarme a su “cielo azul”…

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑