Li Tao Publicado el . Última actualización el

Li Tao: “Sólo en España podrían surgir poetas como José Hierro”

Ya han pasado ocho años desde que vine a España, desde el desconocimiento inicial hasta la familiaridad de hoy en día tuve que pasar por un largo proceso. Me acuerdo que, recién llegado a Sevilla en julio de 2003, paseando por sus calles extrañas, me sentía como si estuviera en un óleo de Picasso, con la claridad de su atmósfera que aligera la cabeza. El miedo y la perplejidad de este recién llegado se disolvieron rápidamente por la cordialidad y la franqueza de la gente del lugar, y la pasión del toreo y la efervescencia del flamenco rompieron mis reservas, haciendo que el afecto por esta ciudad, sincero e intenso, surgiera espontáneo en mí.

Barcelona es una ciudad mágica, con un carácter libre de ataduras como el Mar Mediterráneo y a la vez misteriosa, reservada, majestuosa y solemne como los edificios de Gaudí. Allí pasé cuatro años maravillosos, pero sus habitantes son demasiado reservados e indiferentes, al final decidí marcharme. A Madrid puede comparársela con una película de Pedro Almodóvar, rebosante de calidez, la gente se relaciona más cordialmente, siendo la efervescencia y el carácter abierto y tolerante las señas de identidad de esta ciudad. Justo como el Real Madrid en su “Era Galáctica”, con su táctica de ir a por todas, con su ataque fluido como el mercurio, Madrid tiene un espíritu libre y desinhibido. Amo España, amo Madrid. Sólo en un país como este, de una ciudad como esta podrían surgir poetas como José Hierro, que nos permite cantar a placer a la primavera, a la juventud, a la vida, al buen vino, al dolor y a la alegría, porque estos son los temas principales que persiguen los grandes españoles.

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑