qingdao ciudad china Publicado el . Última actualización el

Qingdao o Tsingtao

Qingdao es la ciudad china  que probablemente, y con permiso de Shanghai, la ciudad más occidental de China. Situada en la provincia de Shandong, era conocida anteriormente como Tsingtao, que significa “la Isla Verde”.

Qingdao o Tsingtao

Qingdao ciudad china

Qingdao es una de las ciudades costeras de China que, en virtud de la herencia colonial y el rápido desarrollo de los últimos años, produce la sensación de haber salido de China. Ya en el año 1897 se convirtió en colonia alemana y esta huella perpetuó en la arquitectura de la ciudad, por lo que existen muchos edificios y mansiones de estilo centroeuropeo: Las casas son bajas, elegantes y están semiocultas entre los frondosos árboles. Además, sus calles se mantienen extremadamente limpias y sus habitantes rezuman elegancia.

Historia Qingdao

Antes de la llegada de los alemanes, Qingdao era solo un pequeño pueblo de pescadores pero, desde 1898, su desarrollo fue galopante: Los germanos construyeron allí una base naval y utilizaron la ciudad como punto desde el que asegurar su presencia en China, creando una red de ferrocarril hasta Jinan y estableciendo varias industrias, entre ellas, como no, una cervecera.

El legado de Alemania por excelencia lo representa la destilería y museo de la mejor cerveza china: Tsingtao Beer, que fue fundada en 1903 para calmar la sed de los soldados germánicos durante el periodo bélico.

Festival Internacional de la Cerveza de Qingdao

Además, la ciudad china realiza desde 1991, a mediados de agosto, el Festival de la Cerveza de Qingdao, una auténtica celebración que año tras año alcanza mayor fama y atrae a una gran cantidad de visitantes. Acudir en esta fecha tan señalada a la cuna de la cerveza china es, sin duda alguna, una excelente ocasión para disfrutar de la cerveza, de la buena comida y de los numerosos conciertos de música que se programan.

Turismo en Qingdao

En cuanto al turismo se refiere, Qingdao también es uno de los lugares turísticos más populares del país asiático, debido a que mucha gente la visita por su magnífica combinación entre mar y montaña, además de su agradable clima durante la mayor parte de año.

Aunque la manera más tradicional para llegar hasta allí sea en barco, ya que actualmente Qingdao es una de las ciudades portuarias más importantes de China, lo cierto es que hay una línea ferroviaria directa desde Beijing que tarda aproximadamente cinco horas y que reúne a miles de turistas al año. El llamado “tren bala” es el principal reclamo como medio de transporte dado que es una alternativa mucho más barata que el avión, además de que cada media hora efectúa una salida.

Qingdao y las playas

Pese a que no es una ciudad con grandes monumentos, una de las actividades más placenteras es la de pasear por sus extensas playas. Qingdao cuenta con 730 kilómetros de costa, lo que es un gran reclamo, sobre todo para el turismo nacional, ya que parece que para muchos de los visitantes chinos las mejores vacaciones son pasear una y otra vez por el Paseo Marítimo, así como adentrarse en los barrios cercanos a la línea de costa donde se pueden encontrar edificios de la época colonial y otros más actuales como el Parque de Lu Xun y el Museo Marítimo con su Aquarium.

Alejado un poco de la costa, pero con una ubicación céntrica, no es difícil acceder al Parque Zhongshan, que cuenta con una exquisita vista sobre la ciudad y la costa.

Para completar una visita cultural, el barrio alemán en el distrito de Shinan es el lugar ideal, perfectamente conservado en torno a la iglesia protestante luterana Jidu Jiaotang y la catedral católica de San Miguel. Sus casas de piedra y tejados rojos suponen un auténtico paisaje exótico en Asia.

Los visitantes de la Isla Verde no pueden abandonar la localidad sin presenciar el monasterio taoísta de Lao Shan y su entorno, que le ha valido el manido pero inequívoco apodo de “La Suiza de Oriente”, una majestuosidad que se eleva desde el mar, ofreciendo acantilados impresionantes y rocas de extrañas formas. Es una zona que transmite tanta paz que incluso los historiadores comentan que el primer emperador de la dinastía Qin (221-207 a. de C.) acudió allí en búsqueda de elixires.

Qingdao ciudad china

Durante su estancia en la ciudad es recomendable degustar una gastronomía centrada en los productos de mar, que va desde  la más sencilla parrilla hasta el guiso más sofisticado. Y, para finalizar el día, después de una apetecible cena, los trasnochadores pueden aprovechar la notable vida nocturna de la región, famosa por sus bares, clubs y discotecas en torno a la cerveza local.

Sin duda, Qingdao es un destino magnífico para visitar ya que muestra cómo una ciudad asiática puede adoptar el legado de país occidental, Alemania, sin renunciar a sus orígenes ni a su historia milenaria.

 

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑