Cine La ducha de Zhang Yang

Published on abril 17th, 2013 | by redacción

0

La ducha 洗澡 (1999), de Zhang Yang (张扬)

La segunda obra en la filmografía de Zhang Yang nos acerca a la vida de unos baños públicos en un tradicional barrio (hutong) de Beijing. A pesar de desarrollar la mayoría del relato en este reducido espacio es capaz de generar un universo complejo, donde se percibe un conflicto entre las formas tradicionales de interacción social y las nuevas pautas de conducta.

El baño como hábito común trasciende el hecho en sí de la propia acción, y nos acerca a una ritualidad compartida por la comunidad como agente de cohesión social. En las primeras escenas ya se puede comprobar como existe un grado de separación evidente entre el baño y la ducha. El baño actúa como imagen de los viejos tiempos, los ritmos son lentos y pausados, hay espacio para el ocio, la música, la charla o el placer de un masaje y una siesta. Por el contrario, la ducha nos trasmite una imagen de modernidad y actualidad, convertida en una hábito individual y solitario. En este espacio no hay lugar para el tratamiento personalizado, es una máquina la que realiza la operación, de este modo, el sujeto pierde la opción de controlar el tiempo y el placer queda soterrado, perdiéndose la ritualidad del baño.

Uno de los elementos determinantes en esta obra es el agua. Ya sea mediante un baño o una ducha el agua es un factor vital. Este enfoque es remarcado con una serie de secuencias en las que el padre, propietario de los baños, recuerda la apremiante necesidad del agua que tenían sus antepasados. A modo de recuerdo, nos adentra en unos escenarios desérticos e inhóspitos, donde el agua tiene un fuerte valor simbólico. El baño de su esposa como ritual antes de la boda, la ritualidad del canto al agua, o el viaje en forma de peregrinación de una vieja y una niña, nos sitúa en un contexto donde la necesidad del agua, como bien, es tan necesario que es capaz de conformar códigos de ritualidad. Bajo esta premisa aparece la modernidad que traerá consigo factores de bienestar, pero a medida que transcurre el tiempo se pierden ciertas nociones básicas. El agua al ser en la ciudad un bien común y cotidiano pierde su valor simbólico.

A pesar de que los baños públicos mantienen un componente simbólico, ya se percibe una pérdida fuerte de su valor base, ya es el disfrute del baño lo que se convierte en ritual, no es la necesidad del mismo. Esta situación nos remite a una pérdida progresiva de los referentes pasados. No obstante, pese a perder su valor simbólico el agua siempre se muestra como un factor apremiante, es la interacción del sujeto la que convierte el agua en un bien ritual. El agua, nos sirve de este modo como una metáfora de la adaptabilidad en el tiempo, donde se presencian los cambios sin la posibilidad de alterarlos pero vivirá para contemplarlos. Esta reflexión viene a determinar la visión que tienen los viejos clientes de los baños cuando saben que va a ser demolido, añoran el disfrute y diversión de tiempos pasados, son conscientes de la situación y no están de acuerdo con ella pero evitarán el conflicto y se adaptarán a los nuevos tiempos.

En todo el relato aparece la idea de la adaptación a los nuevos tiempos. La familia, como referente central de la sociedad tampoco escapa a esta realidad. El hermano mayor aparece tras creer que su padre ha muerto, como si solo la muerte de su padre fuera capaz de hacerle volver y desprenderse brevemente de su vida moderna. Sin embargo, vemos como a medida que transcurre el relato vuelve a reencontrarse con el pasado, con sus referentes, con su tradición. Este hecho determinará su decisión de permanecer con su familia más tiempo, del mismo modo que le sirve para reencontrarse consigo mismo. Es mediante la mirada del hermano mayor como va construyéndose el relato. Observa a su padre como es reconocido por la comunidad como mediador, pacificador o consejero, y ve como su hermano menor es feliz, mantiene una relación cariñosa con su padre y se siente realizado trabajando. Comprende que la modernidad le ha traído independencia y riqueza material, pero al mismo tiempo no ha conseguido una vida plena emocionalmente. Cuando su padre ayuda a un cliente a mejorar en sus relaciones sexuales con su mujer, o hecha a unos matones que persiguen a un antiguo amigo se respira humanidad y sencillez, algo que parece que él ha perdido por el camino.

Otro de los aspectos tratados será la preservación de la cultura. Como hemos comentado existe cierta resignación cuando se determina que los baños deben ser cerrados. Pero esta situación no inhibe a los sujetos de recordar todo lo vivido, de esta manera se intenta establecer un vínculo de unión con aquellos referentes que luchan por sobrevivir a pesar de las adversidades. La utilización de la cámara y el regalo del joven cantante al hermano menor actúan como estrategias contra el olvido. No solo se percibe cómo la tradición puede difuminarse con el tiempo, los recuerdos, los momentos vividos también pueden sufrir de este modo. En última instancia necesitamos de los recuerdos y del pasado como referente, se trata de no olvidar quien somos.

David Ramírez

 

Imagen de portada: http://www.jonathanrosenbaum.com

Tags: , ,



Back to Top ↑