Cine Blind Shaft

Published on marzo 13th, 2013 | by redacción

0

Blind Shaft de Li Yang

Fotografía
Guión
Actuación
Valoración

Summario:

4


En Blind Shaft, primera obra en la carrera cinematográfica Li Yang podemos apreciar numerosas particularidades de un cine chino comprometido a inicios del Siglo XXI. Esta afirmación, viendo la enorme dificultad que ha tenido este director para poder desarrollar y exponer su obra, puede ayudarnos a comprender los enormes sacrificios realizados para conseguir mostrar un mensaje. Si bien esto es cierto, la sola composición de un mensaje contrario a lo establecido no tendría por qué suponer su difusión en los circuitos internacionales. Por tanto, nos encontramos ante una obra que a pesar de no conseguir el favor expositivo en su país ha conseguido componer un lenguaje cinematográfico revelador.

Los grandes espacios urbanísticos son una muestra destacable de este cine de principios de siglo. Sin embargo, a lo largo del relato no apreciamos grandes muestras de esta temática; los escasos momentos en los que aparece la ciudad sirven para mostrarnos al sujeto empequeñecido. Porque ante todo esta obra se aleja de las externalidades que rodean al sujeto para adentrarnos en lo más profundo de su ser. De este modo, las primeras imágenes nos muestran el descenso de los trabajadores a la mina donde una pequeña luz se va alejando para terminar sumidos en la oscuridad.

La crudeza desarrollada en los diálogos no engaña a nadie, ya en los primeros momentos presenciamos el leitmotiv que nos acompañará a lo largo del camino, ¿cuánto vale una vida?, y si esta finalmente tiene un precio, entonces el dinero se ha convertido en el máximo referente moral. Los dos personajes, Tang y Song, aparecen como dos transeúntes sin un camino marcado y con una elevada pérdida de referentes. Existe una especie de amnesia emocional que se muestra como habitual entre los desarraigados personajes. La historia nos acerca a la historia de dos trabajadores que embaucan a jóvenes para que trabajen con ellos. En este contexto aparecerá la movilidad constante de trabajadores que deben de dejarlo todo para ir allí donde se les necesite. Después de matar a los incautos sujetos, haciéndolos pasar por accidente laboral cobran la indemnización y emigran hacia un nuevo destino. En este recorrido irán apareciendo las figuras de la corrupción, las duras condiciones de vida y la miseria como circunstancias cotidianas. No obstante, aún existe un espacio de esperanza representado en el joven Yuan que intenta hacerse un hueco en este mundo. Se trata de otro personaje desarraigado que comienza su camino de supervivencia. Su carácter infantil, puesto que es tan solo un niño, no lo dotará de una cierta condescendencia por parte de Song y Tang, al contrario, lo posicionarán como un claro objetivo de sus planes. Sin embargo, esta niñez es la que consigue transmitir al personaje una  cierta calidad moral que se irá imponiendo a lo largo de la historia.

Ante esta extrema posición ante la vida lo que impera es el sobrevivir por encima de cualquier cuestionamiento moral. Las llamadas telefónicas de Song y Tang a sus familias funcionan como nexo para alcanzar un entendimiento del por qué estos sujetos están ahí, pero su posición dista mucho de lo meramente establecido, sus emociones se perdieron en el camino y ya solo quedan dos sujetos destinados a vagar interminablemente. Existe de este modo una pérdida clara en las referencias del pasado que se percibe como algo lejano y perdido en el tiempo. A su vez el futuro es algo abstracto e indeterminado que solo puede llegar a percibirse en un presente que dista mucho de ser un proyecto de lo moderno. Es un medio camino que no se sabe muy bien a donde va y que ha perdido ciertos referentes del pasado, un situación que lleva a los personajes a verse perdidos en grandes espacios que son presentados a medio camino entre la destrucción y los nuevos edificios que son ajenos a los personajes cotidianos.

En el centro de la ciudad pocas veces veremos a estos personajes más allá de representar un papel secundario. Este doble plano de transformación entre el paisaje y el sujeto es marcadamente perceptible dentro de una sociedad que progresivamente desecha referentes pasados para adscribirse al proyecto de la globalización capitalista. La aparición del empresario privado y la progresiva desaparición del Estado del entorno laboral, acentúa la precariedad de una población migrante cada vez mayor  que debe confrontar la precariedad y las duras condiciones de vida de manera individual. Pero esta individualidad, no nos remite a una situación que desarrolle la capacidad del sujeto gracias a su potencial, más bien es una realidad en la que la individualidad se convierte en privación de libertad. El Estado parece haberse desentendido de este micro-espacio y su lugar lo ha ocupado el empresario despojado de una ética tradicional-humanista que lo inhiba hacer valer su interés personal en su máxima expresión.

Por David Ramírez

Por Todo China el .

Tags: ,



Comments are closed.

Back to Top ↑