Cine en China Publicado el . Última actualización el

Historia del cine chino

La historia del cine chino empieza en 1896 y se desarrolló a partir de tres vertientes: el cine de Hong Kong, el cine de China y el cine de Taiwán. Se sabe que, en el año 1902, tuvo lugar la primera proyección de cine en Beijing, y que dos años más tarde el embajador británico organizó en palacio una proyección en el 70 aniversario de la emperatriz Cixi que acabó siendo un desastre, pues la máquina explotó y del susto se prohibió la exhibición de cine en toda la Corte.

China empezó a grabar películas hace 100 años con la filmación de  La Batalla de Dingjunshan interpretada en la Opera de Beijing. La ópera se representaba como elogio a alguien. En 1913 se realizó el primer largometraje, titulado Nanfu Nanqi. Sus directores fueron Zhen Zhengqiu y Zhan Shichuan.

Historia del cine chino

La industria cinematográfica de China se estableció en Shanghai en 1916 pero con cierta influencia de otras productoras extranjeras durante lasdos décadas siguientes (después de la primera guerra mundial se deja de importar cine francés y comienzan a llegar películas americanas de cómicos como Charlot y Buster Keaton). En este período se crearon algunas de las compañías productoras más  importantes de China como Tianyi, Mingxing y Lianhua, mientras que en la década de los 20 se consolida la industria cinematogràfica, con más de 200 empresas, la mayoría de ellas situadas en Shanghai.

El cine que se realiza durante este periodo sigue versando sobre géneros basados en la tradición escénica, tales como la ópera, el wuxia o el Shenguai (películas fantásticas). Es a partir de  1930 cuando comienza la considerada “Edad de Oro”, en la que el cine del gigante asiático se vio influenciado por las ideas del partido comunista con obras como Los gusanos de seda de primavera o La Diosa.  La compañía cinematogràfica Lianhua publica un manifiesto contra la llamada industria “degenerada”, colaborando con el gobierno nacionalista de KMT (Kuomintang). Se trataba de difundir en  pantalla temas fundamentales como el matrimonio de conveniencia y el pacto entre familias, no viendo el cine como un mero entretenimiento sino como expresión y crítica social al periodo imperial. En 1931 se rodó laprimera película sonora china: Genü Hong Mudan, realizada por Zhang Shichuan. El público al principio se mostró reticente al cambio, aunque de forma paulatina se transformaron la cadena de producción y exhibición.

En el año 1934 el film Yu guang qu consiguió alzarse con el “Premio de honor” en el prestigioso Festival Internacional de cine de Moscú.  Tras la invasión de Japón a Shanghai muchos de los productores de películas decidieron marcharse de la ciudad, acabando así con la primera época dorada del cine chino. El cine de esta época es mayoritariamente cine de evasión, predominando los films musicales, de detectives, de terror y de artes marciales.

En 1945 una nueva generación de estudios cinematográficos invadió Shanghai y aparecieron nuevas y potentes productoras como Xinhua o Kunlun; está última produjo algunas de las obras más importantes de la época como Miles de Luces y Cuervos y Gorriones, dando inicio así a la segunda edad de oro del cine chino. Durante este periodo muchos cineastas empezaron a experimentar con nuevos géneros, como la animación.

El cine de China ha experimentado demasiados altibajos a lo largo de toda su historia, la mayoría de ellos ocasionados por el pensamiento político del país. El Gobierno comunista chino percibió al cine como un elemento para generar propaganda, censuró todas las películas procedentes de Hollywood y de la Unión Soviética, y nacionalizó todas las productoras cinematográficas del país.

Historia del cine chinoDurante la Revolución Cultural que tuvo lugar en el gigante asiático entre 1960 y 1980, se detuvo la producción de películas a causa de la censura.  Los cineastas fueron criticados y derrumbados y las empresas fueron cerradas. Jiang Qing, la mujer de Mao que había sido actriz,  controló todos los aparatos de propaganda. Su labor se basó en destruir a fondo el cine chino anterior al 1966 y “construir un espléndido y nuevo arte y literatura de la nueva era de la historia de la humanidad”.

Durante 1966-1970 sólo se podían ver tres películas: Di Dao Zhan, Di Lei Zhan y Nan Zheng Bei Zhan, mientras que desde1973 a 1976 nada más se produjeron 76 largometrajes y casi todos eran propagandísticos. Fue un periodo en el que se prohibieron las revistas cinematográficas, se clausuró la filmoteca de cine chino y se deshizo la Academia de cine de Beijing.

El final de esta época trajo consigo el nacimiento de un nuevo género denominado el drama de cicatrices”, que mostraba los traumas emocionales que este período había causado en el país y su población. Los años siguientes a esta época, la quinta generación, la industria del cine chino volvió a ser un medio de entretenimiento habitual. Las películas locales contaban con una gran audiencia y los directores intentaban incursionar en nuevos terrenos, realizando películas más innovadoras, al igual que se hacía en Occidente. El cine resurge de sus cenizas; se crea la Academia de cine de Beijing en 1982 y se empiezan a tratar géneros como la sàtira o la comedia negra.

La llamada generación urbana  o “sexta generación”  del cine de China, presente desde 1990 hasta hoy, es la llamada corriente de cine clandestina surgida a partir de la censura impuesta por el estado a los productos cinematográficos fabricados en el gigante asiático. La mayoría de las películas fueron financiadas por productoras extranjeras  y se caracterizaban por un estilo cercano a la “nouvelle vague” francesa, además de ser más individualistas y anti románticas. Películas como Blind Shaft y El Mundo reflejaban  la desorientación y los aspectos más negativos del moderno sistema capitalista. Se ruedan películas de intenso contenido dramático social de marcado acento individual. Ya no se trata de un colectivo sin rostro sino de una intimidad cotidiana y e relaciones personales puestas en observación, con constantes referencias culturales, cámara al hombro, sonido directo y largas tomas.

Escena de la película “La Batalla de Dingjunshan“:

Historia del cine chino

El cine chino actual o la predecible “séptima generación” está en auge, gracias a la grandes producciones cinematográficas actuales que se apartan de los dogmas de tiempos anteriores. Grandes películas chinas como El Tigre y el Dragón, estrenada en 2002 protagonizada por Jet Li y Maggie Cheung, se convirtió en una película exitosa en toda Asia y en las taquillas internacionales y marcó un antes y un después en la industria cinematográfica china. En definitiva el cine chino de hoy en día y sus nuevas producciones han logrado marcar una línea divisoria entre el cine de China Continental y el cine internacional, llegando a ser un participante más en los distintos festivales de cine de Europa como el de Venecia o el de San Sebastián con películas como Confucio, Aftershock o A simple life.

Actualmente solo se pueden exponer en los cines un total de 20 películas extranjeras en los cines del país. Por otra parte China y en concreto Shanghai cuenta con uno de los festivales más importantes a nivel internacional, el Festival Internacional Film de Shanghai (SIFF), único festival chino reconocido internacionalmente por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos.

El auge del mundo de la gran pantalla en el gigante asiático se observa claramente en los beneficios obtenidos en taquilla durante 2010, los cuales alcanzaron la no desdeñable cifra de 1.500 millones de dólares, siendo la película extranjera más taquillera Avatar’, con unas ganancias de 204 millones de dólares. En estos momentos China es el tercer mayor productor de películas, con 526 el pasado año. Dos de sus compañías pioneras son Huayi Brothers y Bona Film Group, la cual cotiza en la Bolsa de Valores Nasdaq con el fin de promover el cine chino dentro de la industria americana y de atraer a los magnates hollywoodienses a su costado.

Colabora Francisco Nieto

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑