Cine en China Publicado el . Última actualización el

Carta de una mujer desconocida

Por Salva Navarro (Blog Visual):

Si os gustan los buenos dramas donde el romance cobra especial importancia, ‘Carta de una mujer desconocida’ es vuestra película. La directora Xu Jinglei nos deleitó con ésta magnífica obra en 2004, que se alzó con la “Concha de plata a Mejor Dirección” en el Festival de San Sebastián de ese mismo año

“Nos movíamos en los mismos círculos, incluso teníamos amigos comunes. Me encontraba contigo con frecuencia, pero tu volviste a pasar junto a mi sin reconocerme. Era para ti una mujer desconocida…”

Nos encontramos en el Pekín de 1948, en plena Revolución Comunista. Una cruda noche de invierno un hombre, escritor de profesión, se dirige a su casa en una ciudad devastada por la guerra. Tiene la suerte de pertenecer a un estatus social donde la necesidad y la pobreza no han hecho mella. En su casa no faltan las buenas telas, los trajes, los zapatos, una buena biblioteca e incluso un sirviente.

Al llegar a casa le espera un buen lote de cartas por leer, entre las que se incluye una carta sin remitente. Una carta que ha sido escrita por una mujer a las puertas de la muerte, donde le revela su gran amor hacia él. Una carta que leerá detenidamente, donde se narra una pasión que ha durado toda una vida y que ni el tiempo ni la distancia han logrado deteriorar, aunque él no se diese cuenta de ello. Un amor del que él nunca supo. En dicha carta, ella le recuerda su breve aunque apasionado romance en su juventud; la duro que fue salir adelante criando ella sola al hijo de ambos y su último encuentro después de la guerra, donde nuevamente no fue capaz de reconocerla.

“En ese mismo instante me enamoré de ti. Sé que las mujeres suelen decir frases como esa a hombres como tú, pero en mi caso era muy real…”

Cine chino

Nosotros, fieles espectadores, iremos conociendo todos los detalles de los pensamientos de esta mujer gracias al uso de la voz en off, donde ella misma nos irá narrando todos los párrafos que contiene la carta y sus propios sentimientos en cada momento. Y es que nos encontramos ante una historia de amor marcada por la distancia y, sobretodo, por un amor unilateral. Nuestra joven protagonista, hija de un maestro de escuela fallecido, vive con su madre en un patio vecinal. Unos vecinos bastante mal avenidos han dejado la casa y un escritor es el nuevo dueño. Un escritor adinerado, al que ella imagina como un viejo con barba blanca, que resulta ser más joven de lo que ella pensaba.

Un escritor cuya calidad de vida deja fascinada a la joven, que se enamora de él a primera vista -si, de él, no de sus pertenencias-. Aún así para ella sigue siendo sorprendente que una persona pueda tener tal colección de libros, pues ella solo tiene unos cuantos de tapa blanda y usados, pero que considerada y cuida como si de un tesoro se tratase.

“En algún lugar recóndito de mi corazón siempre estuve a solas contigo. Pasaba el día sentada, recordando cada uno de nuestros encuentros, cada una de las ocasiones en las que te estuve esperando…

Con el tiempo tendrá que abandonar su casa, pero no será la última vez que coincida con el que será para toda su vida el amor oculto. De hecho, fruto de esa corta relación nacerá el hijo que ambos tendrán en común. Un hijo al que ella tendrá que criar como madre soltera, como compañera del hombre que pueda darle una buena vida junto a su hijo, de modo que el pequeño nunca tenga que pasar por lo que ella o muchos niños de la época tuvieron que pasar.

Nos encontramos ante una historia sencilla, de las de dejarse llevar, donde -como suele ocurrir en el cine asiático- los pequeños detalles son los que lo marcan todo. Una carta, un encuentro fortuito, una rosa, un jarrón…un silencio. Pequeños detalles que hacen de ‘Cartas de una mujer desconocida’ una magnífica obra. Resalta especialmente la ambientación y la estética de la cinta, así como el vestuario, que consiguen transportarnos a otra época con una brillante maestría. Asimismo hay que remarcar la banda sonora de la película, que mezcla a la perfección temas de piano, violín y de instrumentos de cuerda chinos (principalmente el erhu) entre los hermosos diálogos de la cinta -o más bien, entre los pequeños monólogos que la protagonista nos va narrando.

“No importaba si nos separaban montañas y valles, o estábamos sólo a unos pasos. La distancia siempre era la misma…”

Desde su primer papel principal en 1999 en la taquillera “Aiqing mala tang” (sopa picante de amor), Xu Jinglei se convirtió en una estrella. Con sus trabajos posteriores, se afianzó como una de las mejores actrices dramáticas de China, ganándose las ovaciones de la crítica tanto china como extranjera. ‘Carta de una mujer desconocida’, la segunda película dirigida por Xu Jinglei (2004) -a la que precede ‘Mi padre y yo’ (2003), y le siguen ‘Meng xiang zhao jin xian shi’ (2006), ‘Go Lala Go!’ (2010) y ‘Dual Crisis’ (2011)-, cuenta entre su elenco con la propia Xu Jinglei, Jiang Wen, Lin Yuan, Sun Feihu, Su Xiaoming, Su Zihao, Huang Jue, Ma Enran y Zhang Baomo.

El guión está basado en la novela de Stephan Zweig ‘Carta de una desconocida’, que ya fue utilizado por Max Ophüls en 1948 en su película de mismo nombre. En ésta ocasión, Xu Jinglei ha adaptado la historia en otro espacio de tiempo y como no, en otro lugar (de Viena a Pekin), aunque ha recuperado la profesión de escritor del protagonista.

La película ha sido producida por Xu Jinglei y Dong Ping; La música corre a cargo de Kubota Osamu y Lin Hai; Y la magnífica fotografía es obra de Li Pingbin (quien ya ejerció como tal en In the mood for love -Deseando amar- y Primavera en lugar pequeño).

Lo mejor: Buena banda sonora, historia y como no, interpretaciones. Sobresaliente.

Lo peor: Quizás y por decir algo, la duda que nos queda con respecto a un personaje.

Trailer de la película:

Pueden conocer más sobre la película en Blog Visual 

Compartir en las redes sociales

Back to Top ↑